Saw palmetto, alternativa natural para la alopecia androgenética. Vipelin

Extracto estandarizado de saw palmetto. Una garantía de calidad.

¿Qué significa extracto estandarizado?

A la hora de leer la composición de un suplemento alimenticio, cada vez nos encontramos con más términos que no siempre sabemos qué significan. Conocer el significado de estos conceptos puede sernos muy útil, sobre todo a la hora de elegir un producto, ya que nos permitirá realizar una comparativa real de lo que nos ofrece uno u otro. Uno de los conceptos más comunes es “extracto estandarizado”. Las vitaminas para el pelo de Vipelín incluyen saw palmetto estandarizado y otros más en su composición. Pero, ¿qué quiere decir extracto estandarizado?

En fitoterapia, se conoce como extracto estandarizado al extracto de una sustancia vegetal o animal que garantiza una misma cantidad de principios activos en cada toma. Los más comunes son los extractos vegetales estandarizados, obtenidos a partir de una planta. Normalmente, se suele expresar en un porcentaje y nos proporciona información sobre la cantidad real de principio activo que obtenemos en cada dosis diaria.

 

Extractos estandarizados. Sinónimo de calidad.

Los extractos estandarizados son una garantía de calidad, ya que, desde la primera hasta la última toma, siempre obtendremos la misma cantidad de principios activos. Esto se traduce en una mayor efectividad, puesto que nos garantiza un aporte continuo e idéntico del principio activo necesario para obtener resultados satisfactorios.

La cantidad de principios activos de una planta puede variar notablemente en función de varios factores. Sin embargo, en un extracto estandarizado se aíslan los principios activos para que el aporte siempre sea el mismo y así obtener mejores resultados. Esto, sin embargo, encarece el producto y es el motivo de que muchos productos ni siquiera mencionen el % de principios activos que incluyen, porque no están estandarizados. El más habitual es el extracto seco estandarizado, que podría considerarse como una “versión mejorada” del extracto seco convencional.

 

¿Para qué sirve el extracto estandarizado?

La mejor manera de explicarlo y entenderlo es con un ejemplo práctico: saw palmetto extracto seco estandarizado saw palmetto (45% ácidos grasos).

Descubre nuestros productos. Vipelín Forte para hombre.

Vipelín Forte cuenta con 340mg de saw palmetto al 45% de ácidos grasos. Esto quiere decir que el producto garantiza que el 45% de esos 340mg se corresponden con ácidos grasos, que es el principio activo que nos interesa obtener del saw palmetto.

Una dosis diaria de Vipelín Forte aporta 153mg de principios activos. (340×0,45).

Los principios activos son los compuestos de un ingrediente que le otorgan sus propiedades o beneficios. Para obtener el resultado que esperamos, debemos asegurarnos de ingerir una cantidad determinada que es la que consigue el efecto terapéutico deseado. Es lo que se conoce como dosis terapéutica establecida y es la que ha demostrado mayor eficacia y seguridad en los estudios científicos que avalan sus propiedades.

La dosis establecida de saw palmetto para el hombre oscila entre 300-350mg al día, a una concentración de principios activos del 45%. Es decir, los estudios científicos han obtenido resultados con una toma de 135-157,5 mg de principios activos/día. Vipelín aporta 153mg de principios activos/día.

 

Como podemos observar, Vipelín Forte sí se ajusta a la cantidad diaria recomendada que nos ayuda a obtener resultados contra la alopecia.

 

Estandarizado al XX%

Así pues, un producto estandarizado nos aporta mucha información acerca del producto. En el caso de utilizar suplementos o complementos alimenticios que incorporen sustancias naturales es recomendable optar por aquellos que nos aporten esta información, ya que nos va a permitir decantarnos entre uno u otro.

Sin embargo, que esté estandarizado no siempre significa que ese producto sea el idóneo. Hay que tener en cuenta cuál es el porcentaje o concentración de principio activo y el nombre del principio activo que se recomienda para la sustancia en cuestión.

En concentraciones más bajas a las establecidas, quizás no se obtengan resultados o los resultados no cumplan las expectativas. Muchas veces ocurre que al tomar un suplemento no se consigue el efecto o no es el esperado. Conviene comprobar si el producto realmente nos está aportando la cantidad necesaria para obtener resultados.

Del mismo modo, conviene no utilizar productos que sobrepasen la concentración de principios activos que se aconseja. A la hora de realizar una investigación científica, siempre se valora la posible toxicidad de una sustancia, ya sea natural o química. Aunque los extractos vegetales son naturales, también pueden presentar efectos secundarios y reacciones adversas a dosis por encima de lo habitual. Por lo tanto, una concentración superior a la recomendada puede elevar el riesgo de sufrir efectos secundarios o incluso poner en riesgo nuestra salud.

 

¿Cómo elegir un extracto estandarizado?

Teniendo en cuenta las consideraciones previas, lo más importante a la hora de elegir un producto estandarizado es conocer cuál es el principio activo que le otorga los beneficios y la concentración o porcentaje que se aconseja para obtener sus beneficios.

Por ejemplo, si buscamos “extracto estandarizado de cúrcuma”, lo que tenemos que conocer es la concentración de curcuminoides que se aconseja o que incluyen habitualmente los productos del mercado. Por lo tanto, lo correcto sería buscar “extracto de cúrcuma estandarizado al XX% de curcuminoides”.

A veces, también se puede adquirir directamente los principios activos ya aislados de la planta. Por ejemplo, “extracto estandarizado de silimarina”, que es el principio activo del cardo mariano.

En ocasiones, pueden referirse a un extracto estandarizado también como extracto titulado. De hecho, algunas veces en las composiciones de algunos productos viene indicado como “titulado al % de” para indicar que está estandarizado.

 

¿Cómo se obtienen los extractos estandarizados?

Obtener un extracto estandarizado es, sin embargo, un procedimiento bastante complejo. Este proceso se realiza en laboratorios y se denomina estandarización o titulación. Son necesarios diversos análisis y controles para garantizar la concentración del principio activo que desean obtener.

En primer lugar, se extraen o aíslan los principios activos para, posteriormente, concentrarlos. De esta manera, no es necesario ingerir grandes cantidades de la planta, ya que se aumenta su potencia.  Durante estos pasos, el laboratorio somete a los principios activos a diferentes pruebas y análisis como la cromatografía líquida de alta presión (HPLC) y la resonancia nuclear magnética (RMN) para determinar su concentración.

El último paso, es normalizar el producto. Esto consiste en asegurarse que cada comprimido, tableta o cápsula contenga la misma dosis de principio activo para así asegurar una uniformidad en su eficacia.

Como vemos, es un proceso bastante laborioso y complejo que no siempre se sigue, pero que aporta al usuario una garantía de calidad del producto. De hecho, cuando no se sigue este procedimiento, a veces resultan ser productos de baja calidad. Esto ocurre, menudo, al analizar diferentes presentaciones de un producto como tinturas, extractos líquidos o extractos secos en los que no se certifica la presencia de principios activos. La concentración de principios activos no es suficiente para obtener el efecto deseado o su capacidad de actuación está mermada. Por eso, las investigaciones científicas siempre intentan trabajar con extractos estandarizados para determinar la dosificación de producto que ofrece resultados y, a la vez, se muestra más segura.

 

¿Por qué elegir un extracto estandarizado?

Ventajas del extracto estandarizado

Hay muchos factores que pueden influir en la concentración de principios activos que presenta una planta. Desde las condiciones climáticas, el terreno del cultivo, la época de recolección o el tiempo que lleve almacenado. Otros motivos pueden ser la parte utilizada o incluso la variedad de la planta, aunque sean de la misma familia. Todo ello puede influir y hacer variar considerablemente los principios activos de una planta.

Sin embargo, tras someter al extracto seco a un proceso de estandarización, evitamos que esto pueda interferir en los resultados y nos proporciona la seguridad de cubrir el aporte diario necesario del principio activo. Por esta razón, cada vez es más frecuente encontrar este tipo de presentación en los suplementos que encontramos en el mercado.

Resumiendo, las principales ventajas que encontramos son:

  • Seguridad: Nos garantiza que las cantidades que se indican se ajustan a la realidad.
  • Calidad: Es un claro indicador de la calidad del producto y nos permite comparar de forma real un producto con otro.
  • Efectividad: Asegurando la cantidad necesaria de principio activo, obtenemos mejores resultados ya que nos podemos ajustar a la dosis terapéutica establecida.

Sin embargo, hay un inconveniente, el precio. Y es que este proceso, lógicamente, encarece el producto.

 

¿TIENES PREGUNTAS?

ACCEDE A LA TIENDA VIPELIN

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *